sábado, 22 de agosto de 2009

Sageretia

FAM. RAMNÁClIAS
LAS ESPECIES PERTENECIENTES A ESTE GÉNERO PROCEDEN DE LOS CONTINENTES AMERICANO Y ASIÁTICO, DONDE CRECEN FORMANDO DENSAS AGRUPACIONES ARBUSTIVAS, LOCALIZADAS SIEMPRE EN AMBIENTES CÁLIDOS Y CON UNA CLIMATOLOGÍA SIN CAMBIOS BRUSCOS DE TEMPERATURA A LO LARGO DE LAS DIFERENTES ESTACIONES.

La sageretia es originaria de Asia, donde se inició su cultivo tanto ornamental convencional como siguiendo las técnicas para su transformación en bonsái.
Presenta generalmente un porte arbustivo, aunque a veces puede alcanzar tallas bastante desarrolladas. El tronco y las ramas tienen una corteza muy delicada y fina de tonalidad parda, que contrasta con sus hojas de color verde claro. Estas son perennes, de muy pequeño tamaño, y disponen de contorno dentado, agrupadas en las ramas formando apretadas copas.
La floración pasa prácticamente desapercibida, pues produce una flo-recillas de pequeño tamaño y tonalidad blanquecina.

MANTENIMIENTO VEGETATIVO
Demanda una posición muy iluminada, siempre protegida de las bajas temperaturas, las corrientes de aire y los rayos directos del sol. El riego ha de ser abundante, de modo que las raíces dispongan de agua de forma continua durante todo el año, aun cuando en las regiones donde existe cierta diferenciación entre la época favorable y la desfavorable conviene reducir la frecuencia en invierno. En ambientes demasiado cálidos, acepta de buen grado permanecer unos minutos sumergida en agua para lograr una hidratación completa del substrato. Es recomendable mantener el recipiente de cultivo sobre una bandeja repleta de guijarros y
agua, así como realizar diariamente el pulverizado sobre el follaje.

Precisa suelos ácidos, esponjosos y ricos en materia orgánica, aunque se recomienda aplicar fertilizantes a partir de la primavera hasta el inicio del verano, para después reanudarlo en la estación otoñal.

La poda de raíces y la sustitución del suelo hay que practicarla cada uno o dos años, procurando renovar parte del cepellón para que se produzca un desarrollo más vigoroso cada temporada.

MANTENIMIENTO ESTÉTICO
Como consecuencia del rápido crecimiento que caracteriza a esta especie, resulta imprescindible mantener un exhaustivo control del desarrollo de los nuevos brotes, seccionándolos antes de que los entre-nudos adquieran una longitud desmesurada. En ocasiones surgen brotes en el tronco que hay que eliminar, del mismo modo que se deben podar las pequeñas ramas que van secándose y quedan en el interior de la copa, perjudicando el aspecto ornamental del ejemplar y propiciando, en algunas circunstancias, la proliferación de parásitos.

A fin de cambiar la dirección de crecimiento de las ramas y el tronco, es posible recurrir a la técnica de alambrado en cualquier época del año, siendo preferible iniciarla en otoño y mantener el alambre instalado hasta la primavera.

PLAGAS Y ENFERMEDADES
Entre las plagas más habituales, conviene destacar la presencia de la araña roja en los brotes más tiernos y en las axilas de las hojas, que se produce cuando el ambiente es demasiado seco. Para eliminar este parásito resulta necesario pulverizar agua diariamente, eliminar las telas de seda y los ejemplares que se descubran, y aplicar un acaricida en las dosis recomendables para este tipo de plantas. La pérdida de coloración verde en el follaje no tiene por qué estar asociada al ataque de ningún hongo, ya que esta situación suele ser habitual cuando el ejemplar ha estado sometido a un excesivo aporte de agua o al carácter calcáreo de la misma, así como por la falta de nutrientes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada